miércoles, 19 de diciembre de 2007

Let The Force Be With You


Y qué tendrá que ver, verdad? Pues todo, por un lado, y aparentemente nada, por el otro. Estoy conectado con lo imposible en estos días, con lo increíble. Tan imposible e increíble como la loca idea de unos tipos que dijeron que volar era posible, que se podía flotar en el aire en unos aparatos así de grandes y así de pesados y así con esta forma.


Por eso la fotito del avión, tomada con el teléfono móvil mientras hacía tiempo en una vereda en Neuquén. Es MD-80, o MD-82, o parecido, o qué se yo. Es de esos largos y con las alas más atrás, que llegan a Neuquén. Y me gustó la foto. Tiene la limpidez azul del cielo y el avioncito ahí, parece de juguete. Desde luego, hay unas ramitas de un árbol para darle "cercanía a la foto, viste, y que se vea el contraste lejos-cerca, además acordáte de que el avión no quede en el medio, sino que más bien en alguno de los tercios del cuadro, y siempre te conviene.........", y un largo etc. La magia de "las cosas de hoy", hacen que simplemente..........a veces uno tiene suerte, simplemente a veces te toca, y te gusta la foto que sacaste, sin importar si es buena o no, si da para concurso o no.


Y la magia de la vida, simplemente a veces te muestra que el amor, la fuerza, la confianza, y un larguísimo etc (que incluye a la investigación, sabiduría y huevos de muchas personas), hacen que se salven situaciones complicadas.


Así como el avioncito brilla sobre un azul increíble (en vivo se veía mejor, claro, y si le hacés click a la foto la verás más grande y mejor), así como yo veo ahí una muestra de magia, de "creé que se puede volar", así como a mí en particular me impactó esta simple foto; así de lindo es ver como brilla la sonrisa en la carita de la Sirenita.


Mi Sirenita está bien.

Alegría.

Felicidad.


A por los Sueños que siguen!

1 comentario:

Natalia dijo...

Obvio que este breve comentario va a ser para decir que me partió el corazón de ternura todo lo referido a la Sirenita...
Obvio porque soy mujer, jaja
Beso!