miércoles, 8 de agosto de 2007

Simplificando la definición del coaching.........o complicándola!


¿Y el coaching qué es, en castellano? Cuando te hacen una pregunta así, en general salís con los tapones de punta a retrucar, o con el manual en la mano. Pero el coaching es algo muy interesante, y muy saludable de aplicar en cualquier emprendimiento, tarea o negocio en el que haya un equipo de trabajo, y una persona (el couch) que los guía, siempre con un objetivo claro delante.

Sobra bibliografía del tema, y se aplica tanto en aspectos deportivos (de donde nació y proviene la palabra “coach”), como en aspectos personales y empresariales.
Pueden ver un resumen formal y gratuito aquí en Wikipedia, y también pueden bucear en el blog del Prof. Juan Carlos Lucas, un experto argentino en la materia, que dicta cursos de Coaching en la UCA, y de quien tuve la suerte de ser alumno en mi posgrado.

El coaching, en castellano, o más bien en argentino, es recrear el clima de guía y ayuda para concretar un objetivo, que logran los coach o entrenadores deportivos. ¿Cuál es la rara habilidad de estos “tipos influyentes” que logran conmover y convencer a un grupo de personas a hacer cosas supuestamente imposibles?

Bueno, el coach es un líder natural, el típico prodigio de la naturaleza, que tiene la capacidad de ver la “foto grande” de una situación. O sea: no sólo ve el objetivo, sino también analiza y cuantifica las capacidades y competencias del equipo de trabajo; utiliza las mejores habilidades de cada integrante; toma en cuenta sus necesidades individuales y como grupo; trabaja para lograr la armonía del equipo; se preocupa por brindar las herramientas para lograr el objetivo; mueve influencias cuando le toca y cuando puede, para cambiar el entorno o algunas condiciones de borde; apoya emocionalmente a cualquier integrante que se siente agobiado o confundido por la tarea; etc, etc…….

Así visto……..¡qué capo el coach, verdad? ¿Es un super hombre? ¿Es el mago Mandrake? ¿Es el Payaso Jopito?..............No, es un hombre que nació con esas habilidades, u otro que las aprendió………….Sí, sí, seeeeeeeeeeeeeee!! Se puede adquirir, se puede aprender, requiere un esfuerzo enorme, y no son iguales un coach “natural e intuitivo” a uno “procesado o de habilidades adquiridas”.

Pero créanme que se puede. Es fundamental lograr empatía con el equipo, es fundamental que el coach tenga la capacidad y generosidad de ponerse en el lugar de cada uno de los “coucheados”. Este ejercicio se adquiere con capacitación y también con la práctica, trabajando en equipo. En cualquier tarea podemos ver coachs naturales, sin nombramiento oficial, que simplemente dan sus buenos oficios gratis, para beneficio de su entorno.

Si sos ya un coach, ¿cómo te sentís? ¿Notás la influencia que tenés en tu equipo y lo mucho que esperan de vos? ¿Te das cuenta de la poderosa herramienta que tenés para lograr objetivos? ¿hacés tus mejores esfuerzos para armonizar a tu equipo y mantener el foco en el objetivo?

¿Ya lograste todo esto? En ese caso………..¿tenés un tiempo para tomar un café y contarme cómo lo hacés??!! ;-)

Un abrazo.
Juan.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Y esto funciona? para mí el couching en realidad es presión sobre el de abajo. Contame de un jefe que haga esto. En 15 años en el Gobierno, todos los jefes que tuve fueron puestos a dedo y sólo cuidaron su puesto.
Me gustó el artículo, pero no creo que exista esto en muchos lados.
Saludos.
José.

Juan Carlos Lucas dijo...

Gracias Juan por la mención, un saludo cordial.

Lic Enrique J. Iglesias dijo...

Excelente la nota! me gusto y lo definis de diez! Ojala se practicara mucho mas!!!